Valores

El karate infantil proporciona al niño diversos beneficios físicos como educativos. La práctica de este deporte aporta aspectos muy positivos en la formación humana, tanto en valores colectivos como individuales.

También crea hábitos de práctica saludable, regular y continuada a lo largo de la vida, a través de la aceptación y dominio del cuerpo.

Beneficios del karate en el ámbito motor:

• Ayuda a desarrollar las capacidades físicas básicas (fuerza, resistencia, velocidad y flexibilidad), la coordinación y aspectos perceptivos como el equilibrio, la propiocepción y la estructuración espacio-temporal.

• Aporta situaciones, conocimientos y destrezas que mejoran el bagaje motor de sus participantes.

Beneficios del karate en el ámbito socio-afectivo:

• Favorece el desarrollo de un autoconcepto positivo a través de la mejora de la competencia motriz, con una consecuente y notable mejora de la autoestima; lo cual genera en el niño una actitud positiva hacia la actividad física y lo predispone para seguir mejorando y esforzándose en distintas tareas.

• Ayuda al niño a ser disciplinado, mejorando su comportamiento, la concentración y la paciencia a través de la asunción y aceptación de unas normas.

• Potencia las habilidades sociales y ayuda a establecer relaciones constructivas con las demás personas.

Beneficios del karate en la creación y desarrollo de valores:

• Las relaciones interpersonales que se generan de la propia práctica permiten incidir en la asunción de valores tales como la cooperación, el compañerismo, la aceptación de las limitaciones propias y ajenas, la integración en un grupo y el respeto mutuo.

• Rompe con la orientación deportiva que predomina en nuestra cultura, dentro de la cual, generalmente, son los varones quienes se sienten más capacitados. El karate es un deporte que tiene un carácter abierto a todos, desvinculado de diferencias de género o nivel de habilidad que proporciona situaciones motrices basadas en la coeducación, suponiendo una herramienta de integración social que favorece que todos sus practicantes se sientan igualmente capacitados.

En resumen:
• El Karate ayuda a desarrollar nuevos conocimientos y destrezas, brindando experiencias que mejoran el bagaje motor de quien lo practica.
• El Karate favorece la aceptación e integración dentro de un grupo o comunidad a través de la interacción, la comunicación, la coeducación y el respeto mutuo.
• El Karate desarrolla en sus participantes una unión y un sistema de valores que favorecen su formación integral y los dota de habilidades y conductas que favorecen su socialización y los capacita para la vida adulta.